Mar del Plata, una joya de ciudad

El Puerto es un lugar mágico para aquellos nostálgicos de los viejos barcos pesqueros. Situado al sur del Cabo Corrientes, ha sido testigo de importantes cambios históricos, culturales y económicos. Siendo puerta de entrada para numerosos inmigrantes de todas las partes del mundo, hoy en día sigue siendo una pintoresca zona con tintes multiculturales. Buen ejemplo de ello son la cantidad de habitantes que aún conservan la lengua y costumbres italianas. Algunos de los espacios que podemos visitar en el puerto son la Banquina de los Pescadores, el monumento al Hombre de Mar, la Parroquia de la Sagrada Familia, la Reserva Natural Puerto de Mar del Plata y la escollera sur.
La Banquina de los pescadores, Patrimonio Histórico Nacional, es una de las zonas más visitadas del puerto. Las bellas lanchas coloreadas inundan todo de amarillo llenando de luz el área. La actividad portuaria y la presencia espontánea de lobos marinos y gaviotas hacen de éste un espacio excepcional. Durante las primeras horas de la tarde, muchos pescadores vuelven de la jornada laboral para terminar su faena, siendo posible comprarles pescado directamente desde sus barcas.
Por otra parte, la Reserva de Lobos Marinos es otro de los puntos esenciales del puerto. Situada en una acogedora playa en la costa interna de la escollera sur, está formada por ochocientos machos. El lobo marino es un animal protegido y declarado Monumento Natural de Mar del Plata desde 1994.
La escollera sur es una larga extensión de terreno que se interna tres kilómetros en el mar. Se encuentra en los bordes de la Banquina de los Pescadores y es frecuentado por aquellos que gustan de pasear sintiendo la brisa marina y la fuerza del mar chocando contra los escollos. Hacia el final, se encuentran viejos barcos pesqueros abandonados que añaden un toque poético a todo el recorrido. Además, en la punta hay un mirador panorámico custodiado por una escultura monumental de San Salvador, que mira hacia el mar con los brazos abiertos. Se dice que de este modo, da la bienvenida a los pescadores y barcos de la zona.
Para abrir el apetito, qué mejor que hacer una paradita en el restaurante del extremo comiendo en una mesa a tan solo un par de metros del mar. Aquí se pueden degustar especialidades de la casa, cocina internacional y todo tipo de pescados y mariscos frescos.
Mar del Plata es una localidad llena de eventos culturales y festividades. Por ejemplo, el festival “Mar del Plata respira Jazz!”, que este año celebra su vigésimo quinta edición. Durante esta festividad las calles se llenan de desfiles musicales de manera libre y gratuita. Algunas de las bandas de la programación 2013 son la “Big Band Mar del Plata Jazz Club”, “Doctor’s Jazz Band” y “Ricardo Pellican Cuarteto”, cuyas influencias se remontan al Jazz Manouche y al más puro estilo Reinhardtiano.
Mar del Playa invita al descanso y al contacto con la naturaleza al tiempo que brinda actividades para todas las edades y gustos. El fantástico clima ofrece la posibilidad de disfrutar de sus hermosas playas durante todo el año. El crecimiento de la población durante la época veraniega no supone un problema a la hora de buscar alojamiento, ya que los hoteles en Mar del Plata forman parte de la industria hotelera más grande de Argentina. La oferta de alojamiento es tan amplia, que la única dificultad radica en la elección del hotel. Para facilitar la tediosa tarea, es interesante echar mano de las guías de viaje online. Expedia es popular por su sistema de confrontación de precios entre hoteles, su atento servicio al cliente y por no cobrar cargo por cancelación.
Ciudad con vida propia, Mar del Plata es la combinación ideal para los que buscan relax, actividad y sobre todo, bienestar y alegría. Por eso se la conoce popularmente como “La Ciudad Feliz.”