El Bolsón, un pueblo diferente

Conoce todo sobre El Bolsón, uno de los pueblos más famosos de la Patagonia Argentina.

Inicio » Patagonia » Zona de Lagos » El Bolsón

El Bolsón es un pueblo diferente en medio de la Patagonia Argentina. No tanto por su geografía que, como todas las poblaciones de la cordillera patagónica, está rodeada de bellísimos paisajes en los que convergen bosques, cerros, lagos, ríos y cascadas, sino por la filosofía de vida de sus pobladores.

El movimiento hippie le impregnó serenidad y espíritu comunitario de El Bolsón en los ’60, cuando llegaron jóvenes provenientes de grandes ciudades. La transformación cultural fue tan impactante que todavía hoy se mantiene y le da a este pueblo un encanto tan excepcional como mágico.


El Valle de El Bolsón

El valle de El Bolsón está situado al pie del cerro Piltriquitrón y cerrado por un conjunto de montañas y glaciares antiguos que propician un excelente microclima y tierras fértiles ideales para el cultivo.

En el estilo de vida de los habitantes -poco más de 14 mil- se puede ver las huellas de aquellos jóvenes que se instalaron aquí hace más de tres décadas. Desencantados de la vida urbana, se instalaron en cabañas de madera en el medio del bosque, donde se dedicaron a la agricultura y la artesanía. Un paraíso que los atrapó para siempre.

La producción agrícola, además del turismo, es la base económica del pueblo. Caminando, en bicicleta o auto se puede salir a recorrer la zona y visitar alguna de las chacras en las que se cultiva lúpulo (aromatizador de la cerveza) o frutas finas (frutillas, cerezas, frambuesas, guindas, grosellas, corintos, calafate, etc.), sin aditivos químicos ni conservantes.

Productos Regionales en el Bolsón

Los productos regionales son un fuerte atractivo de El Bolsón. Son famosos los dulces caseros, los quesos de cabra y de oveja, así como la cerveza artesanal, el chocolate, los tejidos de lana y una gran cantidad de artesanías que copan plaza Pagano los jueves y sábados, días de la Feria Artesanal.

Esta localidad forma parte de la Comarca Andina Patagónica del Paralelo 42 junto con otros pueblos que viven en armonía a pesar de pertenecer a dos provincias diferentes: El Manso -en Río Negro-, y Lago Puelo, El Hoyo, Epuyén, El Maitén, Cholila, Ñorquinco y Cushamen -en Chubut.

El tren La Trochita y el cerro Piltriquitrón

Subirse al antiguo tren La Trochita, rebautizado como Viejo Expreso Patagónico, sin dudas es la experiencia más encantadora, que ofrece un verdadero viaje en el tiempo. De El Bolsón a El Maitén, la estación desde donde parte el tren, hay 50 kilómetros. La misma maquinaria inaugurada en 1945 atraviesa 200 kilómetros de paisajes patagónicos hasta llegar a Esquel.


Cada año, el ascenso al cerro Piltriquitrón es la actividad que más adeptos reúne. Con sólo recorrer 11 kilómetros desde el centro por camino de ripios nos topamos con sus 2.260 metros de altura. Bosques de cipreses y cohiues nos reciben en la plataforma con un mirador natural, a más de mil metros sobre el nivel del mar. Desde allí se puede caminar por el sendero que conduce al refugio del cerro y contemplar el Tronador, el de los Tres Picos y el valle del Río Azul.

Pero eso no es todo: 200 metros más arriba se encuentra la plataforma de vuelos de parapente. El que se anime a realizar un bautismo de este espectacular deporte se llevará la mejor imagen aérea captada directamente desde la retina. Los más tradicionales, en cambio, pueden seguir el camino hasta encontrar el Bosque Tallado, donde hay una sofisticada diversidad de esculturas en madera de un bosque quemado, creado por reconocidos artesanos del país.

El Bolsón en Verano

Durante la temporada de verano El Bolsón es centro de espectáculos culturales en los que celebra los regalos que la naturaleza le dio. El pueblo se viste de fiesta y atrae a cientos de turistas, convocados en enero por la Fiesta Nacional del Bosque y las Jornadas de Ecopuelo (del 20 al 23, en Lago Puelo) y, en febrero, por la fiesta más representativa, basada en la producción del lúpulo (a mediados del mes). Shows musicales, actividades ecológicas y la elección de la Soberana del Lúpulo, embellecen aún más este atípico centro de turismo no convencional.

“El Bolsón, municipio ecológico a favor de la vida”, es más que el slogan de esta localidad, ya que refleja una realidad poco común hoy en día: un medio ambiente puro, conservado gracias a que el hombre intervino en la naturaleza sólo lo necesario.