Parque Nacional los Alerces

Bosques andinos se confunden con el paisaje de lagos y ríos encadenados, en un viaje imperdible, cortejado por aves solitarias recostadas en los alambrados junto a la ruta.

Inicio » Patagonia » Zona de Lagos » Parque Nacional Los Alerces

El Parque Nacional Los Alerces es una reserva nacional, patrimonio mundial de la Unesco, y se encuentra en medio de la Patagonia Argentina en la provincia de Chubut, limitando al oeste con Chile.

El recorrido del Parque Nacional los Alerces

A través de un camino asfaltado se llega al Lago Puelo, un lago ubicado dentro del Parque Nacional que lleva el mismo nombre. Sus aguas turquesas, que reflejan el verde de los bosques y el blanco permanente del cerro Tres Picos, hipnotizan a los pescadores que llegan allí atraídos especialmente por la cantidad de truchas arco iris que alberga el lago.


La pequeña localidad Cholila es la próxima meta dentro del Parque Nacional los Alerces. Cientos de turistas acuden a este lugar intrigados por las historias de los famosos bandoleros norteamericanos Butch Cassidy, Sundance Kid y Etta Place; el misterio de las cuevas donde el hombre dejó sus huellas entre 4000 y 5000 años atrás y la posibilidad de disfrutar de lago Cholila, al que acuden particularmente los fanáticos de la pesca deportiva.

A muy corta distancia de este poblado, se ingresa al Parque Nacional Los Alerces, reconocido como uno de los más hermosos del país. En sus 263 mil hectáreas, refugia al único bosque milenario de alerces que queda en el mundo, alternado con lagos, cascadas y rápidos, cordones montañosos y admirables glaciares.

Se sigue hacia el sur bordeando la ruta hasta encontrar el Rivadavia, Menéndez, Verde y Futalaufquen. Por medio de La Pasarela (puente colgante), se cruza el río Arrayanes, que une el Verde con el Futalaufquen. Desde allí se puede divisar el glaciar Menéndez, un adelanto de las antiguas formaciones heladas que se despliegan imponentes más al sur.

En una breve caminata de un kilómetro por un sendero se puede apreciar la agreste belleza del Verde y su frutillar, que por tramos tiñe de rojo la superficie.

La isla Grande resplandece en el centro del Menéndez, desde donde se vislumbra el enorme Glaciar Torrecillas, con sus 2.253 metros de colores pasteles que se mezclan con las tonalidades verdes de la vegetación que lo rodea.