Aborigenes y datos historicos de la Tierra del Fuego

        
      
    

Podrá conocer la etnografía y algunas teorías del poblamiento del continente americano y los primeros encuentros con los indígenas: Tehuelches o Aónikenk, Onas o Sélknam, Alakalufes o Kaweskar, Yaganes o Yámanas y Haush, sus costumbres, su forma de vida y mitología.

AÓNIKENK (Tehuelches)

Nómades y cazadores terrestres de gran estatura que habitaron entre la Región de Los Lagos y la Zona Austral. Cuenta el mito que por el gran tamaño de la huella de sus pies se les dio el nombre de Patagones y Patagonia a la zona que habitaban. Cazadores de guanacos y ñandúes, intercambiaban las pieles y plumas de estos con los primeros colonos que se establecieron en las costas. La pérdida del nomadismo, lasenfermedades y la cultura introducidas por el hombre blanco, llevaron a este pueblo a su casi absoluta extinción.

SÉLKNAM (Onas)

Cazadores terrestres que habitaron Tierra del Fuego.

Ingresaron a la isla al término del último período glacial (hace 10.000 años), cuando ésta se conectaba al continente.

Tenían un sistema de intercambio comercial con los pueblos

Yámanas a través de los pasos cordilleranos en la zona de Ushuaia. Al igual que las otras etnias de la región, los Onas han desaparecido por el contacto con enfermedades.

YÁMANAS (Yaganes)

Ocupaban los canales australes del Beagle, isla Hoste y Navarino además del archipiélago del Cabo de Hornos.

Para este pueblo la canoa era su medio de transporte, hecha de piezas de corteza de árbol. Era común que llevasen fuego a bordo para proporcionar calor e iluminar la costa al desembarcar. Las mujeres eran las únicas que sabían nadar, pues a ellas correspondía la tarea de fondear la canoa entre las algas y nadar hasta la costa. La extinción de este grupo étnico se debió al contagio de pestes introducidas por loberos y balleneros.

KAWESKAR (Alacalufes)

Nómadas marinos que recorrían las islas y canales entre el Golfo de Penas, por el norte, y el Estrecho de Magallanes por el sur. Vivían de la cacería de lobos y focas, y de la recolección de mariscos y peces. Se desplazaban en canoas confeccionadas con tres piezas de cortezas de árboles, unidas entre sí con fibras vegetales o barbas de ballena.

Se vestían solamente con una capa de piel de foca que les cubría la espalda o el pecho y, para enfrentar el frío, cubrían su cuerpo con tierra de color mezclada con grasa animal. Hoy sobreviven algunos en Puerto Edén.