Valle de la Luna y los Geisers del Tatio.

El antiguo camino a Calama

Valle de la Luna:

Desde San Pedro hay que tomar el camino antiguo a Calama. Al internarse en la Cordillera de la Sal comienza un espectáculo de gran belleza. Su origen geológico es el de un lago emergido; las capas que eran horizontales, hoy están verticales por los plieges de la superficie. Así surgen las extrañas figuras que parecen dinosaurios en un escenario de extraños brillos. Entre estas montañas y luego de dejar atrás el Llano de la Paciencia y la cuesta Las Salinas, aparece el Valle de la Luna. Es una pequeña depresión de 500 m., con suelo salino y rodeado de impresionantes cerros, pequeños y con crestas filosas, que demuestran una profunda transformación de la corteza terrestre producida por sucesivos plegamientos del fondo lacustre del salar. El mismo fenómeno que generó la Cordillera de la Sal. Presenta diversas formas estratificadas y afloramientos salinos, de extrañas formas. Es un espectáculo sobrecogedor, que cambia de color y parece transformarse a medida que el sol se oculta.

Valle de la Luna

Geisers del Tatio

Los geisers del Tatio tienen su origen en el campo geotérmico creado por el Volcán del mismo nombre, liberando violentos chorros de vapor de agua hirviendo al amanecer. Las columnas de vapor alcanzan los seis metros y el colorido en las primeras horas del día es sobrecogedor. Los pozos de agua hirviendo están bordeados por sales minerales que hacen el terreno muy blando; es peligroso acercarse a ellos. Por la cantidad de barro caliente que hay en los alrededores es indispensable visitar el lugar con un guía, de lo contrario se corre el riesgo de caer y quemarse. Hay pozos termales donde bañarse.

Además en las proximidades de San Pedro de Atacama hay diversos testimonios arqueológicos de los pueblos altiplánicos, a los cuales se puede llegar practicando trekking o en mountain bike. Algunos de ellos son: Pukará de Quitor, ayllos de San Pedro, Oasis Pozo 3, Poblado de Tulor, Salar de Atacama, Toconao y Reserva Nacional Los Flamencos, entre otros lugares. Antes de visitar cualquiera de ellos hay que averiguar las condiciones de los caminos y llevar alimentos y agua, pues en general son paisajes solitarios. Además de ropa de abrigo, por los frecuentes cambios de temperatura del desierto. Si se planifica una excursión más lejana, avisar a la policía.


Más información sobre Atacama en Chile: