Pesca en San Martin de los Andes

Pesca en San Martin de los Andes

Pesca en San Martin de los Andes

En San Martín de los Andes y alrededores, la gran variedad de ríos y lagos de fácil acceso que albergan en sus aguas truchas y salmónidos, son óptimos para la pesca.

En la geografía de la zona se alternan orillas arboladas, donde el régimen de lluvias es abundante, y costas pedregosas, con un clima más árido. Los ríos interconectan sus cursos con lagos, generando el espacio ideal para la procreación de especies autóctonas, como el puyén, el pejerrey patagónico y la trucha criolla, y de aquellas que han sido introducidas a principios del siglo pasado: la trucha marrón, arco iris, de arroyo y el salmón encerrado.

En el Parque Nacional Lanín la pesca deportiva está autorizada, pero es indispensable tener un permiso, que puede habilitar para toda la temporada (de mediados de noviembre hasta mediados de abril, aunque en algunas zonas se extiende hasta mayo). El espíritu de conservación de las especies llevó a que se establezcan otras medidas para evitar daño a las presas, tales como la prohibición del uso de carnadas vivas y la devolución inmediata de los ejemplares autóctonos capturados.

Las posibilidades de aventurarse en jornadas de pesca son muchas; a continuación se detallan algunos de los sitios más destacados.

Lago Escondido

Las especies que se capturan aquí son truchas arco iris, marrones y fontinalis. Por reglamento, cada pescador puede extraer un máximo de dos piezas de no menos de 40 centímetros de longitud por día. Las modalidades permitidas son Fly Cast y Spinning.

Río Correntoso

Es un río corto, ya que une el lago Nahuel Huapi con el Correntoso, se caracteriza por la calidad y cantidad de truchas que alberga y ostenta el récord de un ejemplar de 16 kilogramos capturado en sus aguas. Aunque está ubicado más cerca del centro turístico Villa La Angostura que de San Martín de los Andes, se puede acceder a través de la ruta de los Siete Lagos (RN 234), apreciando en su recorrido los espejos de agua, inigualable belleza de la zona.

Río Meliquina

En su corto recorrido de 14 kilómetros, dentro del Parque Nacional Lanín, fluye entre la estepa y el bosque. Nace en el lago que lleva el mismo nombre y desemboca en el río Filo Hua Hum, formando el río Caleufú.

Es excelente para albergar peces residentes como los salmónidos, además de las truchas migratorias que provienen del lago Meliquina. Esa especie encuentra en este río un hábitat óptimo: aguas frías y cristalinas; tramos de aguas rápidas y relativamente poco profundas (corredera); aguas lentas y profundas (pozón); correderas con sustratos rocosos desprovistos de arena; temperaturas y caudales relativamente estables; ribera con vegetación y variados refugios.

Río Filo Hua Hum Oeste

En su extensión de 11 kilómetros posee zonas con diferentes características para la pesca, desde su nacimiento en el lago Nuevo hasta su desembocadura en la margen oeste del lago Filo Hua Hum.

Su nacimiento presenta excelentes condiciones: un ancho de 40 metros, aguas mansas y buena profundidad. Las aguas altas hacen difícil el acceso a la boca, pero quien lo logre obtendrá buenas truchas.

El río es apto para la pesca a lo largo de unos 400 metros aguas abajo. Luego, el acceso es difícil debido a la abundante vegetación costera, pero a unos seis kilómetros de su desembocadura vuelve a ser viable. Allí hay un paraje, La Angostura, marcado por la ladera norte de Los Cerrillos, que produce una apreciable reducción en el ancho del valle por el que corre el río. Desde un gran peñón es posible ver las truchas, tanto en el pozón al pie de la roca como río arriba y abajo.

Continuando río abajo, aparecen accidentes -barrancas, raigones, troncos y rocas- que sirven de refugio a gran cantidad de peces. Es cuando el río se divide en brazos vadeables y a la aventura de la pesca se le agrega el desafío extra de cierta dificultad.

Las especies

Las truchas pertenecen a la familia de los salmones, la mayoría de las especies viven en agua dulce y se alimentan de cualquier clase de materia animal fresca, como peces pequeños, crustáceos y larvas de insectos.

Trucha Arco Iris

Es muy apreciada por los pescadores, ya que es buena cazadora, lucha por liberarse y salta fuera del agua. Su torso es verdoso, los flancos más claros, tiene manchas negras en el dorso, flancos y las aletas dorsales, y una banda brillante que recorre todo su cuerpo. Se ubica antes y después de los rápidos, en busca de aguas de curso rápido y cristalino.

Trucha Marrón

Su cuerpo es esbelto y ágil con pequeñas manchas pardas. Desde su incorporación en 1930 puebla las aguas de casi toda la región patagónica.

Trucha de Arroyo

La marca distintiva es su aleta con el borde blanco. El cuerpo es corto, el lomo curvado y la cola casi recta con manchas verdes, marrones, amarillas, rojas y azules. Es desafiante la pesca de esta especie, pues es combativa y presenta lucha antes de ser capturada.

Trucha Criolla

Su atractivo es más notorio después de la pesca que antes, ya que es muy sabrosa, pero al momento de la pesca no presenta mayor resistencia. Hay dos tipos: la bocona y la de boca chica.


Más información: