Bosque Petrificado de Bahia Bustamante.

Toda historia tiene un comienzo y nuestra historia comienza con el relato escrito en el paisaje expuesto ante nuestros ojos en Bahía Bustamante. Esta historia cuenta cómo fue el paisaje hace aproximadamente 60 millones de años, tiempo que identificamos con el nombre de Paleoceno, correspondiente al comienzo de la era Terciaria, la era de los Mamíferos.

Los dinosaurios y muchos otros seres desaparecieron para siempre de la faz de la tierra pocos millones de años antes, pero la vida continuó con nuevos actores y nuevos escenarios.

En la época de nuestro relato, el mar ingresó desde el Atlántico y cubrió una amplia zona del Golfo San Jorge, formando una bahía que se extendió más allá del río Chico, quedando la zona de Camarones emergida como una isla. En el continente, la vida se desarrollaba en abundancia: grandes bosques cubrían extensas zonas de la Patagonia. El clima era benigno, con abundantes lluvias y temperaturas moderadas. La cordillera de los Andes recién comenzaba a elevarse, con lo cual no existía una barrera natural a los vientos húmedos del Pacífico como observamos hoy. Los volcanes eran muy activos y el viento distribuía tanto la humedad como la ceniza volcánica a lo ancho de toda la Patagonia.

En nuestro paseo por la estepa patagónica, hoy podemos visitar restos fosilizados de aquellos bosques, observando enormes trozos de troncos petrificados, convertidos en dura roca con el característico brillo del ópalo, que reemplazó a la materia orgánica original del árbol. Podemos observar los anillos de crecimiento, vestigios de su corteza y muchas características más.


Más información: