Guia de Patagonia

Guia de Patagonia

Un viaje a la Patagonia despierta el corazón de todo aventurero de sangre roja. La promesa de ver glaciares, campos de hielo con pingüinos, remotas expediciones a islas y nobles volcanes es suficiente para traerte aquí, mientras que la hospitalidad de los patagónicos y los acogedores alojamientos, las carnes a la parrilla y los vinos son suficientes para hacerte querer quedarte - por mucho tiempo. Y quedarte deberías.

La patagonia no es un destino apresurado; su naturaleza salvaje se explora mejor a despacio que a través de la ventanilla de un avión.

Los trekkings de varios días son una de las mejores maneras de apreciar realmente la escala y el poder de esta épica tierra salvaje, con ballenas y lobos marinos, pingüinos y pumas bien escondidos. Pasar tiempo con los lugareños durante tu viaje a la Patagonia proporciona otra perspectiva de este vasto paisaje; mientras te desconecta de la vida cotidiana, de la ciudad y te muestra lo que significa vivir en el fin del mundo.

Lo que más nos gusta y lo que menos...

 

Vida salvaje inusual

Los fanáticos de la vida silvestre de América del Sur se obsesionan con el Amazonas - pero las curiosas criaturas que habitan la Patagonia bien valen la pena. 

Los que hagan trekking de montaña podrán vislumbrar esquivos pumas o cóndores en la zona del monte Fitz Roy en la Patagonia Argentina. 

Mientras que los que visiten la Península Valdés (Patrimonio de la Humanidad) podrán conocer una fauna silvestre única en el planeta.

Curiosamente la Península tiene más fauna - con ballenas, pingüinos, elefantes y lobos marinos que habitantes en Puerto Madryn la ciudad más cercana.

 

Comida caliente para un clima frío

Después de un día épico de caminata, te alegrarás de una buena comida. 

La gastronomía Argentina es, por supuesto, famosa por su carne asada, y tendrás suficiente apetito para disfrutarla de verdad. 

La cocina de Chile es menos venerada - pero en el sur, los mariscos son abundantes, especialmente los guisos de Chiloé, cocinados en la tierra.

 

Culturas poco conocidas

Las "tribus" de la Patagonia no son los clichés exóticos del Amazonas, pero sus culturas son igual de fascinantes y mucho más desconocidas. 

Las colonias suizo-alemanas que tienen fábricas de chocolate y microcervecerías en pintorescas ciudades de estilo alpino y el estilo de vida gaucho (vaquero) que te acompañará durante todo tu viaje. 

Una verdadera rareza es la colonia  galesa de la costa argentina.

 

Atracciones escondidas:

La región de Aisén la menos poblada de Chile es un conjunto de islas, fiordos, glaciares, campos de hielo y tiene el segundo lago más grande de Sudamérica - que contiene la fenomenal "Catedral de Mármol"

El Parque Nacional Queulat protege el "Bosque Encantado" - un "bosque lluvioso" de clima frío lleno de mitos, con cascadas glaciares y - aparentemente - hadas. Es un lugar increíble para el rafting y el senderismo - pero shhh! - pocos los saben.

 

Navegaciones en la Patagonia

Deja de lado tus clichés sobre los cruceros mientras estés de viaje en la Patagonia. 

Los viajes en barco aquí son viajes de tipo expedición, permitiendote llegar a zonas que de otra manera estarían fuera de tus límites: campos de hielo, glaciares aledaños al Glaciar Perito Moreno e islas remotas, con landings regulares a tierra para profundizar más en este salvaje paisaje. 

Viaja alrededor del Cabo de Hornos o navegar por el Canal de Beagle, y si puedes llega hasta la Antártida, el último destino del confín de la tierra.

 

Trekking en el fin del mundo

La mejor manera de apreciar el tamaño y la impresionante belleza de la Patagonia es a pie. 

La región está bien preparada para los excursionistas, con senderos que empiezan justo a las afueras de los pueblos, caminos bien marcados y una abundancia de guías locales expertos para compartir la historia natural y humana. 

Las caminatas pueden durar un par de horas o un par de semanas - no importa cuánto tiempo vayas, siempre sentirás que puedes caminar por más tiempo.

 

Torres del Paine

El telón de fondo más icónico de la Patagonia Chilena es la joya de su corona. No importa cuántas fotos ya has visto, las inmensas torres de granito son impresionantes en la vida real. 

El clásico circuito "W" te lleva hasta la base de las torres, pasando por el brillante lago turquesa Nordenskjöld y hasta el precioso Valle Francés, con refugios bien equipados a lo largo del camino - o campamentos para los verdaderamente escabrosos.

 

Atracciones sobrevaloradas:

Saltar de un destino a otro

Viéndolo todo como un conjunto la Patagonia abarca una región absolutamente vasta, desde montañas y bosques hasta glaciares y campos de hielo, si la atraviesas rápidamente, terminarás sin ver nada. 

La belleza de esta región es su ritmo lento y su desconexión de la rápida vida de la ciudad; así que aprende de los lugareños, escoge una o dos zonas y pasa varios días caminando por un solo parque nacional. Entonces realmente habrás descubierto la Patagonia.


 

Ciudades de la Patagonia

Las ciudades más grandes como Puerto Natales, El Calafate, Trelew, Puerto Montt, Punta Arenas y Ushuaia se incluyen en los itinerarios para completar los viajes y a veces reducir los costos, pero como ciudades tienen poco que añadir a tu viaje en la Patagonia. 

Ten en cuenta que la Patagonia ha crecido con muy poca planificación urbana, muchas veces a golpe de emprendimientos petroleros y mineros.

El resultado son ciudades dormitorio poco atractivas.

Solo unas pocas quedan en la lista de las bonitas generalmente las que se encuentran a orillas del lago como San Martín de los Andes o Villa la Angostura.


 

Tren en el Fin del Mundo

El tren más austral del mundo se dirige desde la estación del "Fin del Mundo" hacia el Parque Nacional de Tierra del Fuego, pero se detiene muy lejos de las principales atracciones del parque. 

Necesitarás un coche, por lo tanto, para llegar a la estación desde Ushuaia, y al parque en el otro extremo, lo que hace que el viaje de 40 minutos parezca bastante caro y complicado, especialmente porque la entrada al parque no está incluida.

 

Comer y beber

La Patagonia ofrece lo mejor de la cocina argentina y chilena - incluyendo el famoso asado - filete o costillas a la parrilla.

Las regiones costeras se especializan en mariscos, incluyendo cangrejo real, abulón, pulpo y almejas.

El cordero patagónico vive de una dieta de hierbas locales. Su rico sabor se realza al asarlo a la parrilla durante varias horas.


 

Gente y cultura

El mosaico de culturas patagónicas es algo inesperado: hay colonos de habla galesa, una colonia suiza de fabricantes de chocolate, los reservados y románticos gauchos y las cálidas comunidades pesqueras dispersas en casas de palafitos a lo largo de la fría costa chilena. 

Todavía hay algunas comunidades indígenas mapuches que hablan la lengua, aunque sus costumbres tradicionales se han ido erosionando con el tiempo.

El nombre "Patagonia" puede provenir de una descripción de los habitantes originales como "patagones", que significa "pies grandes".

 

Regalos y compras

El turismo ha revivido muchas artesanías tradicionales de la región, en particular los tejidos a mano de la codiciada lana de guanaco (similar a la alpaca), que es más fina que el cachemir y más caliente que la lana.

País gaucho = abundante, cuero. Puedes encontrar lujosos cinturones, bolsos y botas suaves.

En las ciudades podrá comprar todo tipo de ropa y equipo para el aire libre y la montaña- pero ten en cuenta que son terriblemente caros, así que no lo dejes para el último minuto.

 

Comprar Guia de Patagonia

Llevar una guia a Patagonia es una buena idea. Hoy en día mucha gente se descarga guías para el teléfono o tablet para llevar en su viaje a Patagonia

Pero en tu viaje a Patagonia tienes que tener en cuenta que vas a recorrer zonas seguramente aisladas, sin internet Solo en los pueblos importantes (El Calafate, Ushuaia etc..), pero si se alejan no tendrán de los núcleos urbanos no tendrán conexión.

Por otro lado tienes que tener en cuenta que estarás recorriendo largas distancias y tal vez la batería del móvil no te aguanta. Por eso lo más recomendable es llevar una clásica guía a Patagonia en Papel.